Panes que son tendencia en Europa

RECORRIDO POR LOS PANES DEL MUNDO – PARTE 2

Después de nuestro repaso de los panes más típicos de Europa, seguimos dándole la vuelta al mundo para conocer el pan que gusta más en cada lado del planeta.
En este post vamos a conocer los panes favoritos de los asiáticos, sus curiosidades y con qué ingredientes se elaboran.


PAN NAAN INDIO

Suave y liso, este pan originario del oeste, centro y sur de Asia se hornea de forma tradicional en un horno de barro llamado tandur. Su nombre significa pan en persa y se elabora con harina maida, levadura, agua, sal y yogurt. Este último ingrediente es el que le otorga su sabor y textura tan especial. Comúnmente se adereza con semillas de nigella típicas hindúes.

EL ROTI CANAI DE MALASIA

Un pan plano y con forma circular cuya traducción literal a castellano sería “pan volador”. Con influencias de la India, se vende generalmente en Mamaks (puestos callejeros en los que se vende comida) y se come con curry de lentejas o como se conoce en Malasia “dhal”. También es típico comerlo con pescado al curry, curry de garbanzos y salsa de chiles. Para prepararlo se necesita: harina de fuerza, huevo, mantequilla, leche condensada, agua y sal.

EL PAN CHINO BAOZI

También conocido como pan bao, bau o min pao, es una especia de bollo de pan relleno y cocido al vapor. Suele rellenarse de carne picada o de vegetales, y en la cultura china se acompaña de cualquier plato, y habitualmente es parte del desayuno. Para elaborar el bazoi será necesaria harina china de bollitos o harina fina, levadura seca, agua, azúcar y sal. Su elaboración es muy sencilla, solo se tienen que mezclar todos los ingredientes, amasar y dejar reposar durante media hora. Pasado este tiempo, se estira la masa, se hacen círculos que finalmente rellenaremos. Una vez formados, los dejamos reposar durante unos 45 minutos. El último paso será cocerlos al vapor (el tiempo de cocción dependerá del tamaño de los panes).

EL MELONPAN JAPONÉS

Se trata de un pan dulce que aparece frecuentemente en series de anime y cómics manga, pero a pesar de haberse dado a conocer mundialmente, solo se encuentra en el país nipón. También conocido como “meropan”, “meronpan”, “pan de melón” o “pan de concha”, se trata de un bollo dulce y esponjoso cubierto por una capa crujiente de azúcar. Se puede comer tal cual o relleno de crema, mermeladas o helados. Para hacer el bollo se necesita harina de trigo, huevos, azúcar y azúcar glass, sal, maicena, levadura fresca, agua, leche y mantequilla sin sal.

PAN DE ARROZ DE JAPÓN Y VIETNAM

Elaborado con harina de arroz, además de ser típico en Japón, también es muy popular en Vietnam. Creado para sustituir el pan de trigo, la masa de este pan sin gluten está compuesta por harina de arroz, levadura, agua, azúcar, sal y aditivos para conseguir un resultado esponjoso. Nacido en el imperio japonés, lugar aislado del resto del mundo, por lo que no recibía intercambios culturales. En dicha época, no tenían conocimiento de la existencia del trigo, así que molían el arroz para obtener harinas.

PANDESAL FILIPINO

Se introdujo en las Islas Filipinas durante el siglo XVI (momento de la colonización española) y pretendía imitar la famosa baguette francesa, pero dado que los filipinos no producían grandes cantidades de harina, usaron su propia harina. Con ese cambio, consiguieron un pan con una corteza menos crujiente y una miga más suave. Aunque puede comerse de cualquier manera, lo más habitual es mojar el pandesal en el café de las mañanas. El secreto de este bollo reside en la cantidad de sal que se le eche: cuanta más sal, más compacto y menos suave quedará. La medida justa es una cucharadita de sal por 4 tazas de harina. El resto de ingredientes que se necesitarán son: harina (con un alto contenido de gluten), agua, azúcar, levadura, leche, huevos y aceite.

LAVASH DE ARMENIA

Elaborado sin levadura y horneado en los tradicionales “tandoor” de Oriente Medio, desde el año 2014 el lavash está reconocido por la UNESCO como patrimonio cultural. Este galardón causó manifestaciones en Turquía, Azerbaiyán, Kirguistán, Irán y Kazajistán, ya que todas estas ciudades afirmaban que el lavash era su pan regional. Puede ser redondo, ovalado, cuadrado o rectangular, pero debe ser muy delgado. A falta del horno típico armenio, puede cocinarse en una sartén, un horno o una plancha. Para prepararlo solo se necesita harina (tamizada), agua tibia, sal y mucha paciencia, ya que se debe amasar un mínimo de 5 veces con sus correspondientes reposos de 30 minutos cada uno.

En eurobakeries tenemos un amplio catálogo con los mejores panes del mediterráneo, pero nunca se sabe, tal vez pronto incorporemos una sección internacional para nuestros clientes más viajeros.

Compartir con:
No hay ningún comentario todavía

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat