7532_Bretzel con sal

PRETZEL: EL LAZO PERFECTO DE ORIGEN ALEMÁN

El 26 de abril se celebra el Día Internacional del Bretzel, Pretzel o Lazo Salado, un bollo o galleta horneado y salado en forma de lazo. Originario de Alemania, es también muy popular en Alsacia (parte alemana de Suiza), Austria y Estados Unidos.

Su nombre viene de la palabra alemana “breze” o “brezel” derivada del latín “bracellus”, que significa “brazo pequeño” debido a que su forma se asemeja a dos brazos entrelazados. El Bretzel o Pretzel forma parte de la tradición gastronómica alemana y es un bocado fundamental en todas las fiestas populares junto a la cerveza y la currywurst.

En Eurobakeries nos encantan estos bollos, por eso en nuestro catálogo encontrarás una sección dedicada exclusivamente a ellos.

En este post te contamos la historia de este bollo tan retorcido y te enseñamos como prepararlo.

Bretzel


HISTORIA DEL PRETZEL


Su origen no acaba de ser muy claro, aunque todos los historiadores coinciden en una cosa: se relaciona el pretzel con la religión cristiana. Se cree que unos monjes del sur de Alemania fueron los primeros en fabricarlo en el siglo VIII y se lo daban a los niños que sabían bien sus oraciones en forma de premio. Pero no fue hasta el siglo XII que se vio una imagen del pretzel por primera vez. Ésta está en el libro Hortus Deliciarum (El Jardín de las Delicias en español), escrito por novicias de un convento alsaciano. El bollo aparece como parte de un banquete en el que participaban la reina Ester y su marido el rey persa Jerjes.

RECETA DEL PRETZEL


La receta para elaborarlos es de lo más sencilla. Una mezcla de harina de trigo, levadura, leche, mantequilla y bicarbonato de sodio, son los ingredientes de este tentempié conocido mundialmente.

Ingredientes para 12 unidades

  • 500gr de harina de fuerza
  • 5gr de levadura seca de panadería o 15gr de levadura fresca
  • 100ml de agua
  • 180ml de leche
  • 1 cucharada pequeña de sal
  • 1 cucharada pequeña de miel
  • 25gr de aceite de oliva virgen extra

Para el escaldado

  • 2l de agua
  • 50gr de bicarbonato de sodio
  • Para decorar el bollo
  • Sal gorda o sal en escamas
  • 1 huevo

Manos a la masa ¡Empezamos!

  1. Lo primero que hay que hacer el preparar el prefermento. Para ello, ponemos la levadura, 100gr de harina y el agua en un bol. Mezclamos bien, cubrimos con papel film y dejamos fermentar hasta que aparezcan burbujas.
  2. Una vez la masa haya fermentado, la unimos con el resto de los ingredientes: el resto de harina, leche, sal, miel y aceite. Amasamos durante 5 minutos, dejamos reposar 10 minutos y volvemos a amasar otros 5 minutos más hasta que la masa esté elástica. Esta masa la introducimos en un bol con los bordes aceitados, la cubrimos con un paño y dejamos reposar en un sitio cálido hasta que doble su volumen (2 horas aproximadamente).
  3. Pasado el tiempo de reposo, es hora de hacer lazos. Para ello, dividimos la masa en 12 partes iguales y formamos bollos alargados. Éstos habrá que dejarlos reposar también unos minutos.
  4. Para hacer nuestros pretzels, estiramos cada bollo hasta formar churros de unos 50cm de largo. Importante que sean finos en las puntas y gruesos en el centro. Cogemos las puntas y las doblamos hacia arriba, como si fuera una U. A continuación, cogemos otra vez las puntas y las cruzamos sobre la parte redonda del lazo, y volvemos a cruzar una sobre la otra.
  5. Para que la masa se pegue bien, la juntamos haciendo pellizcos.
  6. Una vez tenemos todos los lazos hechos, los tapamos con un trapo y los dejamos fermentar hasta que casi doblen su tamaño.
  7. Mientras tanto, preparamos el escaldado. Para ello, ponemos el agua y el bicarbonato en una olla. Cuando el agua este hirviendo, cogemos los pretzel uno a uno y los sumergimos en el agua hirviendo durante 20 segundos. Con la ayuda de una espumadera los giramos y hervimos durante 20 segundos más.
  8. El siguiente paso es pincelarlos con hubo batido y espolvorearlos con sal gorda o en escamas.
  9. Finalmente, los metemos en el horno previamente precalentado a 240º durante unos 10-15 minutos, hasta que estén bien dorados. Pasado este tiempo, los sacamos y dejamos enfriar.


Y tú ¿te animas a preparar unos prezels para celebrar su día? Si no tienes tiempo, no se te da bien la cocina o simplemente no te apetece prepararlos, en Eurobakeries encontrarás el pretzel que más se adapte a ti: el tradicional en forma de corona y con semillas de amapola o tipo barra con queso gouda..

Compartir con:
No hay ningún comentario todavía

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat