Pan integral

El fraude del pan y la ley que lo cambiará todo

El fraude del pan y la ley que lo cambiará todo

Detrás de una barra de pan hay todo un mundo por descubrir. ¿Sabes los secretos que esconde?
Te proponemos una cosa, coge una barra de pan normal, de las que compras debajo de tu casa… ¿podrías decir de qué está hecho sin dudar? Seguramente dirías que el pan está hecho de harina, agua, levadura, sal y… A lo mejor también ampliarías con semillas, frutos secos, nueces… y también con un montón de aditivos de los que no tienes ni idea de que existen, aunque en realidad si que los consumas a diario. De hecho, muchas veces cuando compramos pan integral con la intención de aportar mayor cantidad de fibra a nuestro organismo el porcentaje real de grano entero no deja de ser anecdótico. ¿Quieres pan de centeno? Ojo, no te fíes del color, si crees que es centeno porque es oscuro… nada más lejos de la realidad, puede ser que esté tintado con melaza. Y como esto, también te puede suceder lo mismo con el pan blanco (blanqueadores), el pan artesano (de artesano nada, industrial casi seguro). Pero… todo legal, ¿eh?

La legislación vigente en España es del año 1984. Y esta ley es lo suficientemente poco específica como para que nos sintamos confundidos.

Para esta ley, el pan integral es el que está elaborado con harina integral reconstituida, ¡nada más!

La mayoría de los panes solo tiene entre un 5 y un 10% de harina integral. El truco que se suele utilizar es añadirle después malta, un colorante que le dota de ese característico color marrón que solemos asociar al integral. ¿No te lo imaginabas? Y resulta que lo que te estás comprando es un 95% de harina refinada y mucha, muchísima malta.

Bueno, pues solo podrá denominarse pan integral aquel que esté elaborado con harina exclusivamente integral. Hay que destacar esto, harina exclusivamente integral.

Por fin esto parece que va a cambiar. La norma, en los próximos meses, ayudará al consumidor a consumir un producto real. Por fin. El pan integral únicamente podrá denominarse como así si su elaboración se realiza con harina exclusivamente integral, excluyendo de dicho porcentaje las harinas procesadas/malteadas”. 

Bien, ¿no?

 

Compartir con:
No hay ningún comentario todavía

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat