Panes Eurobakeries

8 CLAVES PARA DISFRUTAR SIEMPRE DEL PAN FRESCO

¿Te has preguntado alguna vez si existe una fórmula para conservar el pan como el primer día?

La respuesta es SÍ. Los tiempos en los que el pan estaba duro de un día para otro han llegado a su fin. En Eurobakeries tenemos la clave y la vamos a compartir contigo.

El secreto reside en mantener el grado óptimo de humedad.

En este post te contamos 8 trucos para que puedas disfrutar del pan siempre fresco, como el primer día.

1. EL TIPO DE PAN IMPORTA

Y no nos referimos a que sea mejor una baguette que una chapata, si no a la calidad del pan. En muchas ocasiones, decantarse por el pan más barato acaba siendo la opción más cara, puesto que lo que sobre no se mantendrá bien como si lo hará un pan de calidad.

Aquellos panes que se elaboran con algún tipo de grase, mantequilla o aceite de calidad permanecen más tiempo frescos y esponjosos.

2. DEJA QUE EL PAN SE ENFRÍE

Cuando llegamos a casa con el pan recién hecho, crujiente y aún caliente es importante dejarlo al aire hasta que se haya enfriado por completo antes de meterlo en una bolsa. Si no lo haces conseguirás un pan que se masticará con dificultad.

3. SÍRVETE LO JUSTO

A la hora de servirlo, intenta cortar las rebanadas necesarias e ir cortando según se vaya a consumir. Ten en cuenta que si sobra pan ya cortado se secará mucho antes.

4. BOLSAS DE TELA PARA ALMACENARLO

  • ¿Recuerdas la bolsa de tela que usaban las abuelas? Es hora de recuperarlas ya que son el mejor sitio donde meter las sobras de pan. También son buenas aliadas las bolsas de papel, las tradicionales paneras de madera o un paño de cocina limpio para cubrirlo. Estos materiales permiten que el pan respire al mismo tiempo que conserva la humedad en su interior.
  • Es un error guardar el pan en las tan usadas bolsas de plástico, ya que favorecen que aparezca el moho y se reblandezca.
  • La bolsa o caja debe guardarse en un lugar fresco, seco y a temperatura ambiente, siempre lejos del sol.
  • Si lo que quieres es guardar el pan de molde puedes hacerlo dentro de su propio envoltorio en la nevera. Asó conseguirás que aguante en perfecto estado hasta pasada la fecha de caducidad de éste.

5. CONGELAR SIEMPRE ES BUENA IDEA

  • Sin lugar a duda, congelar el pan que ha sobrado es la opción más practicada por todos. El pan es un producto que soporta perfectamente la congelación, siempre y cuando se use una bolsa de plástico cerrada de forma hermética o bien envuelto en papel de aluminio. Puedes congelarlo entero o troceado, dependiendo de tus futuras necesidades. Ten en cuenta que el pan que se ha descongelado una vez, no puede volver a ser congelado.
  • Si acostumbras a congelar pan, te recomendamos que pongas la fecha de congelación en la bolsa o papel de aluminio con el objetivo de ir consumiendo aquel que se congeló antes. Parece algo muy obvio, pero no todos lo hacen.

6. DESCONGELAR EL PAN EN EL MICROONDAS

Aunque la mejor opción para descongelar el pan es dejarlo al aire libre ya que no tarda mucho en recuperar su temperatura natural, hacerlo en el microondas es una forma de fácil y rápida. Pero es crucial hacerlo de la forma adecuada para que no pierda densidad y quede muy seco. Solo tienes que meterlo unos segundos envuelto en papel de cocina y después dejarlo reposar antes de quitar el papel.

7. LA DIMENSIÓN DEL PAL

Ten en cuenta que el pan de hogaza tiene una capa de corteza más gruesa que protege la miga durante más tiempo.

8. SIEMPRE HAY PLANES ALTERNATIVOS

Si se te ha olvidado seguir los 6 consejos anteriores y el pan se te ha puesto duro, tranquilo, tenemos un plan B y C para que no tengas que tirarlo.

  1. Humedece levemente la corteza y hornéalo entre 5 y 10 minutos a 70ºC.
  2. Hazlo rebanadas, tuéstalo y úsalo como mini tostadas para tus aperitivos.
Compartir con:
No hay ningún comentario todavía

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat